Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
 
« Blog
 
07 de Abril, 2007 · Cultura

No Direction Home

Cuando me dispuse a ver el documental de Scorsese sobre el Dylan del 1961 al 1966, pensé que tres horas eran muchas para un documental por muy reputados que fueran el director y su protagonista.

Me equivoqué. “Aspiraba salir en busca de una especie de odisea y llegar a mi hogar, a algún lugar. Partir en busca de ese hogar que había abandonado hacía un tiempo. Y... aunque no recordaba dónde estaba exactamente me dirigí hacia allá y, al encontrar lo que me encontré por el camino, fue cuando lo comprendí todo. En realidad, no aspiraba a nada en absoluto. Había nacido muy lejos del lugar donde debo estar; así que voy camino de mi hogar”.

Con estas palabras, o muy similares comienza el documental ¦1¦y en ellas se expresa la idea central del mismo; acaso la declaración de principios de lo que el propio cantautor considera su trayectoria personal y artística. Luego suena una de las distintas versiones que del tema Like a Rolling Stone aparecen en No Direction Home.

Un Bob Dylan humilde nos conduce con sus comentarios distantes y reflexivos durante todo el documental y Scorsese nos recrea las peripecias del cantautor de Minnesota alejando cualquier tono propagandístico y almibarado, dejándonos de paso imágenes para rememorar aquellos años: amenaza nuclear; marcha sobre Washington donde delante de una enorme multitud Martín Luther King nos reveló su famoso sueño; asesinato del presidente John F. Kennedy con un demoledor Hard Rain de fondo o las inquietudes de una juventud dispuesta a entonar The Times They are-a Changin

No es una loa ni una exaltación; mejor dicho no pretende serlo y sin embargo nos muestra al mejor de los Dylan conocidos. Para ello no solo no oculta sino que recrea una y otra vez los problemas que muchos de sus admiradores y los siempre activistas conservadores de todas las esencias manifestaron reiteradamente con ocasión del “Highway 61 Revisited” y su Like a Rolling Stone.

En realidad siempre ha sido así, romper con lo establecido, con lo tradicional, provoca reacciones enfrentadas; unos hablan de traidores otros de innovadores.Bob Dylan siempre fue un icono para mucha gente de izquierda; en su día, pasear con un LP suyo bajo el brazo, era motivo de orgullo. Tener una grabación pirata, de las centenares que pululaban, no dejaba de ser un extraño motivo de vanagloria. Probablemente Dylan nunca fue de izquierda, al menos nunca fue un izquierdista al modo que se manifestaron otros artistas de aquella y otras épocas, pero sus canciones están donde deben estar.
Palabras claves , , , , ,
publicado por jucaro a las 11:11 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

Juan C. Romero

Música, lectura, deposte

» Ver perfil

img
Calendario
Ver mes anterior Noviembre 2018 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930
img
Buscador
Blog   Web
img
Tópicos
» Cultura (3)
» Jazz (1)
» Política (1)
» Sociedad (2)
img
Nube de tags  [?]
img
Secciones
» Inicio
img
Enlaces
img
FULLServices Network | Crear blog | Privacidad